miércoles, 23 de mayo de 2012


VIDEOJUEGOS EN EL AULA ¿SÍ? ¿NO?


Cuando realizamos esta pregunta a profesores y padres siempre surge una gran polémica, unos son partidarios de la utilización de los videojuegos en el aula (suelen ser minoría) y otros detractores de ello. Existen muchas causas por el cual algunos profesores, muchos padres y  gran parte de la sociedad están en contra de la utilización de esta herramienta, entre ellas se podrían citar:
-Profesorado: poca experiencia con este material (videojuegos), elección del videojuego y adaptación al currículum muy costosa, no existen instrumentos para evaluar los aprendizajes, inseguridad (miedo a la reacción de los padres), son recursos caros, implican la actualización del equipo tecnológico de los centros, existe poco software educativo y de poca calidad lúdica.

-Padres y sociedad en general: desconocimiento de esta herramienta; rechazo por la falsa creencia de que todos los videojuegos son violentos y adictivos; juego, y por tanto videojuegos, infravalorado.

En mi opinión (desde el punto de vista como futuro docente) estoy completamente a favor de la utilización de esta herramienta en el aula. Fundamentalmente, apoyo esta afirmación por 3 motivos:

-Por el potencial educativo que poseen: la utilización de esta herramienta ayuda a los alumnos a desarrollar factores personales (motivación, superación, satisfacción, expresión de sentimientos,…), sociales (comunicación directa o indirecta, cooperación, interiorización de normas  de conducta, aproximación a la tecnología y el lenguaje audiovisual,…), psicomotores (coordinación óculo-manual, orientación espacial, habilidades motrices, coordinación dinámica-general,…), cognitivos (curiosidad; percepción visual y auditiva; habilidades organizativas, analíticas, de exploración y observación, creativas,…; estrategias para La toma de decisiones y la resolución de problemas; aprendizajes significativos y trasferibles; análisis y contraste de valores y actitudes,…).

-Por la alfabetización que permite en las nuevas tecnologías y por el manejo que permite de estas: esta herramienta permite acercar al alumno a las nuevas tecnologías de la era digital, el alumno aprende a desenvolverse en el manejo del ordenador y sus aplicaciones, el alumno aprende a leer, escribir, sumar, restar, etc, es decir, aprende contenidos marcados en el currículum a través de los videojuegos. Pero ya no aprende solo consumiendo sino produciendo.

-Por su gran poder de atracción y motivación para los alumnos: este es un punto primordial para favorecer el aprendizaje del alumno, ya que la motivación es el pilar del aprendizaje, es decir, con una buena motivación el alumno es capaz de aprender más y más rápido.

Pero, una vez decidido usar esta herramienta en el aula ¿qué?
El docente debe de realizar una adecuada elección de los videojuegos que se van a trabajar en el aula, teniendo en cuenta los principios educativos de estos, que deben de poder relacionarse con el currículum de las áreas y, por supuesto, no contener violencia gratuita de regodeo, ni poseer contenidos marcados de sexismo, discriminación, etc (si se puede evitar la violencia implícita mucho mejor). Solo se utilizarán estos videojuegos para enseñar a los alumnos  cuales son los contravalores, cuales videojuegos no son recomendables, etc, para ayudar a los alumnos a ser más críticos.  También el docente debe fijarse en los aspectos  relacionados con la atracción y motivación de los alumnos que poseen los videojuegos, como pueden ser: ofrecer libertad de elección, poseer diferentes niveles de diferentes dificultades, que sea fácil de aprender pero difícil de ganar, que promueva la exploración y el descubrimiento, que proporciones ayudas, etc.

Por otra parte, el docente también debe de enseñar a los alumnos a ser críticos con los videojuegos, para que ellos mismos aprendan a diferenciar entre los videojuegos adecuados para sus aprendizajes y los que, por el contrario, no lo son (consumo seguro de videojuegos). De esta manera el alumno podrá aprender también desde casa y autónomamente.
Otro de los aspectos que el docente debe de enseñar a sus alumnos es saber usar estos videojuegos, es decir, enseñar a los alumnos a autoregularse (horas de juego), y dar las orientaciones necesarias para que los alumnos puedan trabajar con esta herramienta de una manera eficaz, ya sea en el aula, en casa o en otros entornos (cibercafé, etc).
Todo lo anteriormente descrito tiene  la intención de que la utilización de esta herramienta sea positiva y rica en estímulos para el alumnado.

Resumiendo, creo se podría decir que sí estoy de acuerdo con la implantación de los videojuegos en el aula como una herramienta para el aprendizaje, pero como una herramienta más entre muchas. Esto quiere decir que no tiene por qué tratarse de la mejor y más eficaz herramienta, sino que se puede utilizar como una herramienta más, sobre todo por el gran poder motivacional que tiene esta. La cuestión es que se deben de seleccionar los videojuegos meticulosamente para hacerlos encajar en el currículo de las diferentes materias. Debe ser el profesor el que más se implique, el que marque qué se va a trabajar con estos videojuegos, en qué momento, con qué objetivos y cómo se van a evaluar dichos objetivos (tarea difícil). El profesor debe de enseñar al alumno que los videojuegos pueden ser una herramienta para su aprendizaje, dependiendo del contenido de este y del uso que se le dé. Por otra parte, deberá tener en cuenta el precio de estos (de cara al presupuesto) y su compatibilidad con los ordenadores de la escuela (aspectos obvios).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada